En Espera de un Trasplante

Me decido a escribir estas líneas después de haber meditado estos últimos meses profundamente, y de haber vivido situaciones que me han remecido el espíritu. Ya han pasado siete años desde aquel 26 de abril del 2007 cuando mi vida tomo un giro inesperado. Una Insuficiencia Renal, cambio mis perspectivas, y no sólo las mías, sino también las de mis más cercanos.  Vivir una situación así, en un país que se dice “solidario”, pero que en realidad cree que la solidaridad se trata de entregar dinero, no es fácil.

Al principio estaba siempre esperando esa llamada que dijera que había un riñón para mí, pero hoy creo que eso puede llegar a ser una ilusión. Afortunadamente, he utilizado mi enfermedad como un catalizador que me ha permitido conocerme y entender mis errores y aplicar los cambios necesarios para lograr mi evolución y elevación espiritual. Aquí Dios no tienen nada que ver, esta enfermedad me la provoque yo mismo, yo soy el único responsable de esto y seré yo el que deberá aprehender de esta experiencia. Esta enfermedad también me ha permitido ver lo enfermos que estamos, de egoísmo, de individualidad, de mentiras…tenemos tanto que aprehender.

Muchas veces, veo en televisión a personas que piden órganos para sus familiares, y es tremendamente válido, eso no lo discuto:

Pero… ¿Cuántos de ellos eran donantes antes de que la vida les pegara un remezón?

Tenemos mucho que aprehender…

Yo veo que hacen y hacen campañas, que se ponen cintitas de colores  en el pecho, pero de qué sirve si el sistema es poco transparente. Llevo todos estos años esperando un riñón y jamás he sabido cual es mi situación médica en el Instituto de Salud Pública, organismo encargado de la distribución de los órganos, ¿ha existido alguna posibilidad de trasplante?

¿Cuántas veces me han estudiado?. Un día tuve la oportunidad de decirle al ex Ministro de Salud, Jaime Mañalich, que cómo en un mundo tan Tecnologizado no había una forma de entrar con una clave a un sistema que me informara de esto. Me dijo que lo estudiaría y nunca más supe de eso. Para que hablar de lo ocurrido con el ex ministro Edmundo Perez Yoma, no estaba en lista de espera, no estaba en diálisis, era de edad avanzada y resulta que le llega un riñón en seis meses ¿Quién cree eso?, yo por lo menos no.

Para que hablar del gasto en dinero, vacunas, muestras de sangre todos los meses, controles médicos, operaciones, remedios carísimos, podría seguir y seguir. Con todo lo que hemos gastado ya me habría podido comprar un terrenito en Sur.

La soledad es una compañera que he aprehendido a conocer en este tiempo, sí he amado y me han amado, pero al final siempre quedamos solos, no es fácil estar enfermo en esta sociedad  y menos en un mundo donde aún no se valora un sentimiento tan profundo y  poco comprendido como es el amor.

También he aprehendido a despegarme de las cosas materiales,  a practicar la impermanencia de las cosas, a llevar una vida austera y sencilla, muy distinta a la vida bohemia y despilfarradora que llevaba, y es ahí cuando agradezco a la enfermedad haberme enseñado a ser el hombre que hoy soy, pero fácil no es.  No es fácil encontrar un trabajo donde entiendan tu situación.

Estar 12 horas dializándose en tu casa mientras duermes (Sistema de Diálisis Peritoneal),  todos los días, correr al trabajo y luego correr a tu casa para volver a dializarte no es fácil, si a eso le sumas algunos dolores que te golpean cada cierto tiempo y te invalidan por una o dos semanas, menos. Y como estamos acostumbrados a que si nada nos afecta directamente a nosotros no nos importa, que les va importar una persona que está en diálisis.

En fin, reconozco que he pensado en mandar todo a la “cresta”, chao diálisis, chao remedios, bienvenida señora muerte. No tengo temor de partir, ya no tengo miedos, estoy en paz con mi espíritu. Muchas veces he pensado en tomar mi mochila, subir las montañas que amo, mirar al cielo y apagarme poco a poco, pero hay gente que me ama y que ha estado conmigo siempre y por ellos sigo adelante, pero reconozco que es agotador.

Quiero pedirles a los que lean esto que aprovechen cada día, que no se les vaya la vida trabajando, amen y valoren cada regalo que les de esta existencia, cuando tengan a alguien a lado que los ame de verdad valórenlo, quiéranlo, no dejen escapar el  verdadero amor, si tienen salud viajen, atrévanse, tomen riesgos, no saben lo que daría yo por poder estar en la naturaleza por más de dos días. Yo estoy atrapado en este cuerpo, pero ustedes no, aprovéchenlo, cuídenlo y agradezcan cada día por tener salud.

Sé que el viaje no termina aquí, seguramente nos volveremos a encontrar más adelante, en otra vida, en otro tiempo.

Un abrazo grande a todos, que el amor y el Universo este siempre en sus corazones,  y como siempre les digo BUEN CAMINO…BUENA VIDA!!!

Ángel Lisboa Periodista En Espera de un Trasplante del año 2007. En la actualidad también es terapeuta y realiza Talleres de Musicoterapia. 

Facebook: Ángel Lisboa

 

 

Recomienda este artículo

Tuesday the 21st. Affiliate Marketing. Bio-Integral
Copyright 2015

©