Terapia Biodinámica Craneosacral

Son muchos los aspectos que diferencian la Biodinámica Craneosacral de otros modelos del trabajo craneosacral. En este articulo Manam, terapeuta y profesor del Instituto de Biodinámica Craneosacral de Chile aborda  algunos de ellos.

¿Por qué estudiar o recibir sesiones de Terapia Biodinámica Craneosacral? Antes de llegar a la Biodinámica Craneosacral muchos de los profesionales, entre los que me cuento,  tuvimos la oportunidad de estudiar y practicar otras formas del trabajo craneosacral. Es también, el caso de la mayoría de los profesores que enseñan y practican la Biodinámica Craneosacral quienes han derivado desde una forma biomecánica -en la que se aplican suaves ajustes a las estructuras del cuerpo- a una forma biodinámica, en que no se intervienen las estructuras sino que se favorecen las condiciones para que las fuerzas inherentes de salud del sistema lo reorganicen en un nuevo estado.

Después de años de practicar la Terapia Craneosacral, comencé a percibir en las personas algunos fenómenos que no podía reconocer con lo que había aprendido hasta ese momento y para los cuales no tenía ni el vocabulario ni el contexto para poder sacar provecho de ellos en las sesiones. Eran unos ritmos más sutiles y lentos que aquel con el que había trabajado durante mucho tiempo. Esta no fue una experiencia muy única sino que ha sido algo que se ha repetido en un gran número de mis colegas del ámbito craneosacral.

La Biodinámica Craneosacral entrega el contexto y la metodología que se abre a las dimensiones más profundas de las expresiones de la vida en el ser humano, abriendo nuevas posibilidades a la acción de la Salud que puede haber estado restringida por distintos motivos.

Es posible que ustedes hayan sabido que el trabajo craneosacral en todas sus formas se remonta a las investigaciones del médico osteópata William Sutherland (1873-1954). Lo que puede ser menos conocido es lo referente a su última década de estudios (y de vida) que lo llevaron a una nueva comprensión de todo su trabajo. En esta etapa pudo reconocer las expresiones de lo que llamó Aliento de Vida, la fuerza de la Salud Inherente que tiene inteligencia propia e intenciones de creación permanentes. Así el Dr. Sutherland dejaba atrás su visión biomecánica -que son las bases sobre la que surgió la Terapia Craneosacral- para adoptar una forma que es la que ha dado origen al desarrollo de la Biodinámica Craneosacral.

La Terapia Craneosacral comienza a consolidarse y a tener una gran difusión en los años 70. Y se ha afianzado a partir de los años 90; su desarrollo tal cómo se le conoce hoy requirió más tiempo y nuevas investigaciones.

Se le da importancia al estudio de la embriología

Esa etapa temprana después de la concepción. La comprensión del desarrollo embriológico nos permite trabajar con la historia de la creación de cada individuo, un tiempo en el que nuestro plan original fue diseñado y llevado a cabo por fuerzas creativas inteligentes.

Las fuerzas que nos crearon siguen presentes en nosotros permanentemente a través de nuestra vida, aunque muchas veces éstas son restringidas, pero no eliminadas, por distintos factores.

En el corazón de cada lesión hay Salud Inherente, y a veces ésta se pone en primer plano de forma natural y la persona se autorregula, pero a veces esto no llega a ocurrir.

Cómo Terapeutas de Biodinámica Craneosacral (TBCS) somos entrenados para reconocer y apoyar las expresiones de la Salud Inherente para permitir que la persona se autorregule. No nos preparamos  para intervenir el sistema con la intención de crear más salud -no somos nosotros quiénes sanamos- porque ésta ya existe en el núcleo del patrón de lesión o de la enfermedad.

Nuestro énfasis como TBCS está en la Salud  y no en la lesión o enfermedad aunque no la negamos. Lo hacemos asentándonos en la Salud Inherente propia y en nuestros recursos, con una mente tranquila, enraizados en el momento presente, con paciencia y sin prisa, desde allí acogemos al sistema de la persona. Lo que busca el TBCS es un lugar neutro de escucha. No queremos interferir con el sistema de la persona, lo que queremos es facilitar un campo relacional terapéutico neutral con un suave contacto con nuestras manos, para ofrecer a la persona la oportunidad de encontrar el camino de vuelta a su propia Salud  -siempre presente en su sistema- a su propio ritmo y en su propio tiempo. De manera que el concepto de enfermedad como ausencia de Salud cambia de forma importante.

La formación de Biodinámica Craneosacral incluye anatomía y fisiología, con especial énfasis en el sistema nervioso. Incluye también el estudio y práctica del reconocimiento de los ritmos sutiles de la Salud en diversas estructuras del cuerpo. Se le da importancia a la práctica de la presencia y al aprendizaje del establecimiento del campo relacional. La embriología es fundamental en nuestros cursos, pero también miramos a las dinámicas de nacimiento, raíces tempranas de vinculación y apego, así como los efectos del trauma, la enfermedad y la sanación durante la vida, sin perder de vista nunca la Salud Inherente.

El Instituto de Biodinámica Craneosacral, es una organización pionera en el país para la divulgación, cursos introductorios, formación profesional completa y entrega de sesiones individuales del modelo biodinámico de la Terapia Craneosacral.

La certificación como Terapeuta de Biodinámica Craneosacral del instituto es de  575 horas de una combinación de clases presenciales, tareas, y prácticas. Es un programa que se ajusta a lo requerido por la Asociación Española de Biodinámica Craneosacral. La clases presenciales se distribuyen en 8 seminarios de 5 días cada uno que se imparten a lo largo de dos años.

Pueden encontrar más informaciones en www.craneosacral.cl

 

Recomienda este artículo

Tuesday the 21st. Affiliate Marketing. Bio-Integral
Copyright 2015

©