Ocúpate de esos estímulos

Quién no ha sufrido de ansiedad,  provoca muchas veces falta de sueño, rumeo mental, falta o incremento de apetito, múltiples trastornos dependiendo de las características de quien lo padezca.

Puede ser desencadenada, tanto por estímulos externos o situacionales, como pensamientos, sensaciones, imágenes.  El tipo de estímulo capaz de evocar la respuesta de ansiedad vendrá determinado en gran medida por las características de la persona, y por su circunstancia.

Se trata pues de un mecanismo  facilitador de nuestra relación con el medio, y destinado a preservar los intereses del individuo y de la especie. Muchas de las cosas que nos van bien son debidas, en parte,  al correcto funcionamiento de este sistema: evitamos actividades o lugares  peligrosos, procuramos no llegar tarde al trabajo, plantamos cara a diferentes conflictos, nos preparamos para un examen o una reunión, buscamos apoyos para resolver un problema, minimizamos algunos contratiempos o buscamos formas de asumirlos y reformularlos.

La ansiedad es un sistema de alerta del organismo ante situaciones consideradas amenazantes, es decir, situaciones que nos afectan y en las que tenemos algo que ganar o que perder. A calmar nuestra cabecita. La buena noticia es que podemos aprender a aquietar nuestra mente con diversas técnicas que sin duda nos ayudarán a sobrellevar un proceso o estado de ansiedad.

Algunos consejos disminuye sal, azúcar, date baños en la noche con sal y con hierbas, has ejercicios, ocúpate de lo que te pasa, comienza a realizar alguna actividad física para activar tu cuerpo y así tengas mayor circulación sanguínea, energética, eliminación de toxinas y líquidos de tu cuerpo.

 

Si deseas una orientación consultas Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Recomienda este artículo

Monday the 24th. Affiliate Marketing. Bio-Integral
Copyright 2015

©