Un integrante de mi familia

Las mascotas que son nuestro regalones y parte de nuestra familia, son parte de la estructura familiar, salen de vacaciones, nos acompañan, nos observan cuando trabajamos, comparten y son parte importante para nuestra sanación. Cumplen un propósito en nuestras vidas.

Una encuesta del año 2019 hecha en Chile señala que el 96% de los consultados las considera como "un miembro más de la familia”. Casi el 60% de quienes responden el estudio declara que sus animales viven "dentro de la casa" y el 98% reconoce sufrir cuando a su mascota le pasa algo.

Observando esa realidad, nuestra terapeuta que se ha especializado en perros y gatos, pero sigue estudiando para ampliar sus conocimientos; aplica todo lo que aprende en sus estudios de Flores de Bach en las mascotas. Sus primeros pasos se concretan con una experiencia muy cercana, ya que rescata a una perrita que exhibe un comportamiento muy temeroso en su relación con los humanos y con otros perros, prefiriendo pasar el día escondida.

Descubre que la metodología Bach, en que las esencias naturales de las flores pueden ser utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, también puede aplicarse en animales domésticos, especialmente perros y gatos.

De hecho, su propia perrita es el primer rápido caso de éxito que anota. La prueba de fuego se vive en unas fiestas de fin de año, en que la mascota ya no se siente amenazada por seres humanos y maneja de muy buena forma el temor que le provoca el tradicional ruido pirotécnico.

Nos comenta que quienes se acercan a pedir su ayuda son personas que quieren mucho a las mascotas, pero -claro- no conocen mucho la terapia. Saben que sirve para personas y que puede aplicarse a sus animales, pero no conocen las características principales. Las van aprendiendo. Y, generalmente, las hacen suyas también.

“Los problemas son de las mascotas y también de sus dueños. Muchas de las emociones que originan problemas corresponden a lo que las personas les transmiten. Si están en un determinado entorno, esa dinámica claramente les afecta”, explica la especialista.

Por ello, enfatiza que la terapia es mejor si se realiza junto a las personas que se relacionan con la mascota. “Lo importante es trabajar la receptividad, ya que las flores de Bach trabajan con vibraciones y emociones que generan los malestares físicos. La idea es trabajar juntos entre mascotas y sus dueños”.

La puedes ubicar + 56 9 -85230115 

* Terapeuta  parte de nuestra Guía para Terapeutas Personalizadas de BioIntegralChile Medio de Comunicación en Chile y Latinoamérica - Conferencias - Charlas - Desarrollo Humano Integral. Difusión y acompañamiento en proceso de expansión para profesionales de la salud integral. Si deseas integrarte solicita información + 56 9 7 521 91 44 .- 

Recomienda este artículo

Thursday the 22nd. Affiliate Marketing. Bio-Integral
Copyright 2015

©