Tratamiento de Adicciones

Una adicción es una enfermedad física y emocional según la Organización Mundial de la Salud. En el sentido tradicional es una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación causada principalmente por la satisfacción que esta causa a la persona.

Aquí algunas recomendaciones que les pueden interesar para detectar a una persona que está pasando por esta condición y que queramos ayudar. 

Entrevista a Osvaldo Aravena Rosales, Especialista en Adicciones. Terapeuta en Adicciones USACH.- 

¿Cuáles son las claves que una persona puede identificar para convencerse de que cruza por una adicción, asumiendo que es muy complejo que alguien pueda reconocerlo?

En realidad es muy difícil que una persona reconozca que tiene una adicción, aunque sea evidente; pues como si fuera poco con el descontrol, también se presenta un componente psicológico llamado sistema delusional o mal llamado "negación", y digo que mal llamado, porque a veces el adicto, se ha dado cuenta del problema, pero minimiza su importancia y esto hace crecer la dificultad para darse cuenta de su propia adicción. (Siempre se defienden diciendo que ellos controlan el consumo, en consecuencia que ya no son dueños de su control, un adicto es simplemente una persona cuya vida está controlada por las drogas.)

Como la toma de conciencia de un adicto  es un proceso, a lo largo del tiempo, donde casi siempre está involucrado el deterioro de la calidad de vida, y el sufrimiento personal, como perdida de trabajo, rompimiento con la familia, separaciones de la pareja, etc y es precisamente este dolor, el que lleva al adicto a "abrir los ojos" y entonces comenzar a recurrir a la ayuda de la familia o de amigos, generalmente cuando se da cuenta que ha perdido prácticamente todo, incluso viviendo en condición de calle, es cuando recurre a pedir ayuda, antes de eso siempre defenderá su postura y su capacidad de controlar su adicción.

Cuando existe baja tolerancia a la frustración o incapacidad para hacer frente a los problemas de la vida cotidiana existe una tendencia a buscar “soluciones mágicas” y muchos creen encontrarlas través del uso de drogas.

¿Cuáles son las principales recomendaciones para quienes están cerca de estas personas, cómo deben actuar, cómo deben aconsejar, cuándo deben intervenir? 

Para ayudar a un adicto, independientemente de la sustancia a la que se tenga adicción, la mejor ayuda que podemos dar es demostrarle nuestro cariño, no culpar ni juzgar al adicto, hablarle con toda confianza, logra que el adicto sea consciente de su enfermedad, hacerle saber lo importante que es el/ella para nosotros darle apoyo, hablarle sobre la necesidad de buscar ayuda de personas e instituciones que trabajan sobre el tema, para recibir información y recibir nuevas opciones para la persona y los miembros de la familia, es muy difícil que una persona pueda pedir ayuda por si misma, por eso es recomendable acompañarlo a una primera consulta, y en todo el tiempo que dure el tratamiento si es posible, ya  esto ayuda a reforzar el esfuerzo de querer un cambio en su vida, también es importante, que cuando quieran tocar el tema con la persona adicta es bueno comenzar la conversación con frases como: ““He notado...”, “Me preocupa..” o “Siento que...”., abordar siempre a la personas cuando esté sobria, así se puede recibir una respuesta calmada y racional, les reitero no enjuiciar, tratarla de vicioso, debemos ayudar a que se ayude, y para ello debemos hacerles sentir que un cambio de sus hábitos va hacer beneficioso para él y todos quienes lo rodean.

Si realmente se pretende ayudar hay que ser constantes, es mucho más placentera la satisfacción de saber que se está ayudando a salvar una vida que no hacer nada y verla consumirse.

¿Cuál es tu experiencia en este tipo de tratamientos? ¿Cómo ha ido evolucionando tu mirada frente al tema? ¿Qué buscas hoy al recibir este tipo de pacientes?

Mi experiencia....ha sido un largo camino de aprendizaje y cambios en las terapias que realizo, lo habitual de los tratamientos en adicciones son las conocidas terapias “Cognitivo Conductual”, que es lo que se nos enseña en la Universidad, tiene resultados, los tiene, pero durante mi tiempo de estudiante cuando comienzo a conocer los tratamientos, descubro que se utiliza mucho la terapia “Conductual”, en donde los pacientes son tratados muy mal, son como terapias de shock, en donde las terapias son solo a gritos, palabras fuertes y siempre el terapeuta es el que todo lo sabe, (al terapeuta se les llama “Líder”), esto no me hace sentido, entonces comienza mi búsqueda por otras áreas, y descubro el tema espiritual, que muy poco se toma en cuenta en estos tratamientos, no hablo de religiosidad, sino de cuál es la transcendencia que tenemos, cual es el propósito de nuestra existencia, de ahí comienzo a estudiar como Terapeuta Humanista -Transpersonal, con lo que ha ido cambiando totalmente mi mirada sobre el tema de las adicciones, en donde esta enfermedad de las emociones, las comienzo a trabajar con mis usuarios (pacientes), más que el tema de la adicción en sí, es conocer que los llevó a refugiarse en ellas, es conocerse a sí mismo, a descubrir por qué esos miedos, esas frustraciones, las intolerancias, su baja autoestima, etc, cuando todo esto comienza a tener sentido para ellos, el tratamiento para superar la adicción es mucho más fácil, aplico con ellos técnicas de relajación, hipnosis, Programación Neurolingüística (PNL), Psicomagia, también he incluido a mis  terapias Reiki, y sanación con Cuencos Tibetanos, esto último fue para mí toda una sorpresa, porque hago terapias de grupo en una Comunidad Terapéutica, y los chicos han quedado fascinados con el sonido, que los transporta, los hace sentir felices, así que trato siempre de regalarle un rato de sonidos al final de cada terapia, y tiene un efecto espiritual muy emotivo.

Respondiendo ahora que busco hoy al recibir estos pacientes, nada más que lograr que se hagan independientes, que controlen su vida, que descubran cual es su propósito en la vida, que luchen por sus sueños, en definitiva que

sean personas felices.

Dirías que este problema es un asunto que puede enfrentarse y solucionarse en la mayoría de los casos?

Este problema se puede enfrentar, con mucha paciencia, es un camino largo, con muchos altos y bajos, recaídas de los pacientes, abandono del tratamiento, etc., y lo mejor es que se puede solucionar, cuando existe, constancia, apoyo, credibilidad de que la persona desea hacer el cambio, como digo no es un camino fácil, pero acudiendo a la ayuda de  personas capacitadas y especializadas, con un tratamiento acorde a la persona, el camino se hace más fácil, y se puede lograr el objetivo del tratamiento, lograr una persona independiente, libre de drogas y con una vida más plena, comenzando una nueva etapa en donde el objetivo es sentirse plenos y felices.

El tratamiento de las adicciones debe ser integral, sistémico y estratégico abordando la mayor cantidad de niveles posible: personal, familiar, laboral, social, etc.; y se debe tener en cuenta a la persona de manera integral y completa.

 

Osvaldo Aravena Rosales

Terapeuta en Adicciones (USACH)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo./Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. /Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.bio-integral.cl

 

 

 

Recomienda este artículo

Monday the 24th. Affiliate Marketing. Bio-Integral
Copyright 2015

©